El viaje ácido de un jugador de beisbol

El cortometraje Dock Ellis & The LSD No-No realizado por el ilustrador norteamericano James Blagden, documenta una de las anécdotas más increíbles y divertidas del beisbol norteamericano, cuando un jugador llamado Dock Ellis consiguió realizar una jugada bastante complicada (un no-hitter, que según Wikipedia, sólo ocurre muy raramente en un partido) bajo la influencia del LSD. Ellis, que murió en diciembre de 2009, reconstruyó la anécdota para el programa de radio NPRs Weekend America en 2008.
Esta grabación es la que sirve como colchón sonoro para la reconstrucción animada de Blagden. En ella Ellis explica:

Sólo recuerdo algunas trozos del partido. Estaba psicótico. Tenía un extraño sentimiento de euforia. Tenía la atención focalizada en el guante del receptor, pero no había conseguido alcanzarlo demasiado. (...) A veces la bola era pequeña, otras era enorme, algunas veces veía al receptor, otras no. (...) Masqué mi chicle hasta que se convirtió en polvo. Comencé a tener una idea loca en la cuarta plataforma de que Richard Nixon era el árbitro del partido, y una de las veces pensé que le lanzaba una bola a Jimmy Hendrix, el cual tenía una guitarra y la agitaba por todo el campo.

El cortometraje no es otra cosa que una serie de ilustraciones animadas de manera muy limitada (a menudo tan sólo los ojos y la mayor parte de las veces, superponiendo una ilustración sobre otra), algo lógico teniendo en cuenta el oficio real de Blagden, pero funciona por el inteligente uso de los colores y la brillante adaptación de la anécdota. El cortometraje fue galardonado con el premio del público en el festival de cine de Los Ángeles y se ha convertido en uno de los cortometrajes de más éxito en los últimos meses en YouTube.