Reestreno (y curiosidades) de El Rey León

Hoy se reestrena El Rey León, el mítico largometraje de Disney de 1994, dirigido por Rob Minkoff y Roger Allers. La excusa para recuperar esta exitosa película es su adaptación al formato estereoscópico.
Este título supuso el punto álgido de la recuperación artística y comercial de Disney en la década de 1990. A partir de entonces, las cosas nunca serían como habían sido: la fuerte competencia que originó El rey león y la aparición de la animación 3D, llevaron a la compañía a una fuerte crisis y a perder su posición hegemónica en el terreno del largometraje.
La suerte parece sonreir a Simba y al resto de los personajes: en su reestreno el 16 de septiembre en Estados Unidos, la película se ha situado en el puesto número uno durante las dos primeras semanas, convirtiéndola en la tercera película animada con mayor recaudación de la historia en Estados Unidos. En total ha recaudado más de 100 millones en la taquilla internacional y es además el primer reestreno que se sitúa en el puesto número 1 en 14 años.


Algunas curiosidades sobre la película original, aportadas por la distribuidora española:
  • El título original de la película no era “El Rey León” si no “El Rey de la Selva”. Decidieron cambiarlo porque en la historia no había ninguna selva, todo se desarrollaba en la sabana.
  • Al principio, Zazú era otra especie de ave más pequeña. Tras visitar África para documentarse, los creadores de la película decidieron que la forma curva del pico de los cálaos daba mayor arrogancia al personaje y lo cambiaron.
  • Tardaron 9 meses en convertir la película a formato 3D.
  • El equipo creativo llevó leones de verdad al estudio para captar todos sus movimientos, como hiciera años atrás el mismísimo Walt Disney para crear “Bambi”
  • Rafiki era un personaje muy diferente en las primeras versiones de la historia. Lejos de ser el monje ermitaño chiflado que conocemos, era un consejero muy serio del rey y un hombre muy sabio
  • Nathan Lane y Ernie Sabella, voces de los míticos Timón y Pumba, acudieron a hacer el casting de las hienas y no lo pasaron
  • La canción Hakuna Matata no estaba en el guión original, en su lugar estaba He’s Got It All Worked Out, una canción que hablaba sobre comer bichos. A Rob Minkoff, codirector de la película, no le convencía ya que no transmitia diversión ni era pegadiza. El equipo de investigación, al volver de su viaje a África trajo consigo la palabra Hakuna Matata y entonces surgió la idea, Tim Rice dijo: “‘Hummm… Hakuna Matata se parece un poco a Bibbidi-bobbidi-boo’. ¡Había nacido una canción!
  • La forma de rascarse la tripa que tiene Pumba está inspirada en la mujer de un animador, que estaba enbarazada cuando estaban creando la película. Tony Bancroft, animador de la película dice: “Animé esa escena en la que se rasca suavemente la tripa como hace una embarazada porque era un gesto muy natural. Le hace más humano y más creíble”.