La animación francesa rinde homenaje a la Revolución Tunecina

Este pasado fin de semana París ha concluido la celebración de su Carrefour de l'Animation, un resumen de lo más interesante de la animación y el videojuego mundial en el Forum des Images de la capital del país galo.
La edición de este año ha contado con los estrenos en Francia de Tatsumi (Eric Khoo, 2011), Goodbye, Mr Christie (Phil Mulloy, 2010), y Momo e no Tegami (A Letter to Momo, Hiroyuki Okiura, 2011). También se ha proyectado la coproducción chino-japonesa Tibet Inu Monogatari (Masayuki Kojima, 2011)

Los dos grandes ejes en torno a los que han girado las retrospectivas del Carrefour de l'Animation han sido Polonia y Túnez.
En el primer caso, la retrospectiva ha sido amplia, con una selección muy amplia de la historia de la animación del país, dos encuentros con el estudio de stop motion Se-ma-for, y con Marke Skrobecki, director de maravillosos y extraños cortometrajes, y una proyección consagrada a descubrir los nuevos talentos de la animación polaca.



En el caso de Túnez, el Carrefour de l'Animation ha ofrecido un homenaje a la Revolución Tunecina, el germen del resto de las Revoluciones árabes de 2011. La sesión contó con una retrospectiva de Zouhaier Mahjoub, que está considerado como el animador más importante del país; una selección de obras del país, y un encuentro con diferentes agentes de la animación tunecina sobre el papel complementario de la animación como medio crítico junto a la caricatura de prensa, con la presencia de Alexis Hunot, Wael Attili y Bechir Omran (Kharabeesh), Wassim Ben Rhouma (Association Tunisienne du Cinéma d'Animation), Samia Chelbi (Net-info), Plantu (Cartooning for Peace) y Zouhaier Mahjoub.

Más información: Carrefour de l'Animation