Informe sobre la animación en 2011

Repasamos a continuación lo que nos ha deparado la animación internacional en 2011, con un resumen de los principales momentos y las mejores películas de animación del año.

2011 ha sido un año extrañamente intenso e inusual en todas las esferas, repleto de crisis y cambios  cuya influencia se seguirá apreciando durante los próximos años, con las revoluciones sociales y políticas a la cabeza, pero en el que también ha habido crisis atómicas, la crisis del euro o ataques informáticos masivos.
Este repaso no es exhaustivo ni puede ser definitivo pero sirve para recordar algunos de los aspectos más llamativos del año.

ESTADOS UNIDOS NO CUMPLE LAS EXPECTATIVAS EN 2011.

2011 no ha sido un buen año para la animación norteamericana, algo de lo que alertaba Amid Amidi en Cartoon Brew al anunciar que por primera vez desde 2000 el Círculo de Críticos Cinematográficos de Nueva York no incluía ningún largometraje de animación entre los diez mejores del año. De hecho, tan solo Rango, Arthur Christmas, y en menor medida, Winnie the Pooh, Las aventuras de Tintín y El gato con botas parecen haber salvado los muebles, con mayoritarias buenas críticas.
Lo interesante es comprobar como este pinchazo crítico ha acabado afectando también a la recaudación global: si en 2010 cuatro títulos de animación se situaban en entre las diez más taquilleras, con Toy Story 3 copando el ranking internacional, este año tan solo Cars 2 (el primer fracaso crítico de Pixar) alcanzaba la séptima posición con 190 millones de dólares.
Además, ha sido un año de sonoros fracasos, como el de Marte necesita madres, de Robert Zemeckis, que provocó la cancelación de su contrato con Disney, Happy Feet 2 (aunque sea parcialmente australiano) o Hoodwinked 2. Parte de este fracaso se debe en parte a la creciente tendencia de los principales estudios norteamericanos de recurrir a las secuelas para rentabilizar sus personajes en cantera, un fenómeno habitual desde la década de 1990, pero que en este año se ha visto incrementado sensiblemente hasta representar casi la mitad de todos los estrenos (Cars 2, Kung Fu Panda 2, Happy Feet 2, Alvin y las ardillas 3, Hoodwinked 2, Winnie the Pooh), con otra tendencia igualmente alta de adaptaciones televisivas (Los Pitufos, Phineas y Pherb, The Muppets). Aparte quedarían el spin-off de El gato con botas, que no puede considerarse una secuela aunque parte de una franquicia previa y el reestreno de clásicos Disney en formato estereoscópico (este año El rey león; en 2012 se reestrenará La Bella y la Bestia 3D).
Esta situación es grave y teniendo en cuenta el liderazgo internacional de la animación norteamericana, tiene una gran repercusión en toda la industria global: de no corregirse esta sequía creativa, la industria norteamericana puede acabar dilapidando la popularidad de la que goza actualmente la animación en todo el mundo.

LA ESTEREOSCOPÍA SE ESTANCA MOMENTÁNEAMENTE.

Tras la agitación que trajo Avatar y otros títulos en 2009 y 2010, lo cierto es que 2011 ha sido parco en estrenos sonados de animación estereoscópica. Los cines en España han reaccionado de forma inteligente, bajando tarifas pero aun ha sido ha sido un mal año, tal y como reconocía Jeffrey Katzenberg. Tan sólo Las aventuras de Tintín de Spielberg y Hugo Cabret de Scorsese (y este título ya con medio pien en 2012) han recibido alabanzas por su utilización inteligente de la estereoscopía.
Sin embargo, eso no quiere decir que la estereoscopía vaya a desaparecer. Al contrario, la técnica parece colarse en otros soportes y dispositivos como los monitores de televisión, o en los videojuegos (quizás el ámbito donde más crecerá a corto plazo). Algunos de los más importantes avances técnicos del año, recogidos en la conferencia anual SIGGRAPH, apuntan hacia el campo de la estereoscopía, con la posibilidad inminente de poder editar estereoscopía con opciones copy&paste o mediante su integración con vídeo HDR. La estereoscopía tiene un largo camino que recorrer, y por ello es necesario que se la vea lo antes posible no como un elemento de márketing, sino como un nuevo y poderoso elemento dentro del lenguaje audiovisual.

EL DESPEGUE DE LA ANIMACIÓN PARA ADULTOS EN ESPAÑA.

Sin duda alguna, en nuestro país ha sido el año de Chico & Rita, el film de Fernando Trueba, Javier Mariscal y Tono Errando. El largometraje ha ido acumulando premios y homenajes a lo largo del año, y ahora camina con paso seguro hacia los Oscars, un hecho inédito en nuestra cinematografía y al que podría acabar acompañando también Arrugas de Ignacio Ferreras.
Los dos largometrajes tienen en común el no estar dirigidos al público infantil, algo que también comparten otros dos largometrajes en producción como son Pos Eso, de Sam Ortí, y la adaptación al largometraje de Birdboy, de Pedro Rivero y Alberto Vázquez. Otros largometrajes como Vlogger, de Ricard Gras, o la todavía pendiente por estrenar O Apostol, tampoco se dirigen a un público infantil.

MÉXICO Y COLOMBIA, A LA CABEZA DEL CONTINENTE.

2011 ha confirmado la decidida apuesta de los dos países latinoamericanos por la animación. En México la noticia era encontrar entre los diez títulos más taquilleros del país tres películas nacionales de animación: Don Gato y su pandilla (líder de recaudación), La leyenda de la Llorona y El gran milagro,  lo que demuestra una capacidad inusual para conectar con su público nacional.
En Colombia, el filme con mayor proyección del año continuaba siendo Pequeñas voces, de Jairo Carrillo, mientras que la fuerte inversión estatal en formación y ayudas a la producción comienza a dar sus frutos: la animación colombiana y sus profesionales ya comienzan a asociarse internacionalmente a una producción de calidad.