El batacazo marciano de Disney


Este fin de semana se ha estrenado Marte necesita madres (Mars Needs Moms, 2011, Simon Wells), un film basado en un cuento infantil homónimo del dibujante Berkeley Breathed. La película de animación cuenta con Robert Zemeckis como productor, y ha sido realizada con las técnicas de captura de movimiento que éste popularizó con The Polar Express (2004) y Beowulf (2007). Hace un año estrenó Un cuento de navidad (A Christmas Carol, 2009), que obtuvo resultados mediocres y fuertes críticas. Este fin de semana la nueva película ha debutado en la quinta posición de la taquilla, recaudando sólo 8 millones de dólares frente a un presupuesto de 150 millones, lo cual supone un catastrófico inicio para el largometraje.
Según The Hollywood Reporter el problema del film es la fijación de Zemeckis por realizar películas de animación exclusivamente para un público infantil, que funcionan bien para familias pero dejan fuera a otros sectores clave, como el adolescente. Beowulf estaba dirigido para un público más adulto y es el título que mejor le ha funcionado hasta el momento. Según THR, Marte necesita madres es superior a Un cuento de navidad, porque al menos la historia y los personajes tienen emociones reales, pero no se libra de los problemas típicos de la captura de movimiento (mirada perdida, cierta rigidez, hiperrealismo mal utilizado) y que el salto cualitativo de Avatar (2009, James Cameron) pareció dejar atrás. De esta manera, Zemeckis se habría convertido repentinamente en un autor con una visión anticuada de la animación y su película, en poco más que un viaje en 3D a un parque temático tipo Disneylandia.
A pesar de todo, Zemeckis estrenará para el 2012 su versión particular de The Yellow Submarine (1968, George Dunning), que ya cuenta con la bendición de Paul McCartney.