Vals con Bashir


El festival de Cannes 2008, que tiene lugar entre el 14 y el 25 de mayo de 2008, tiene una película de animación en su sección oficial. "Vals con Bashir", una coproducción entre Israel, Francia y Alemania, cuenta la vida de un adolescente tras la guerra del Líbano en 1982.
La película, dirigida por Ari Folman, había sido seleccionada en 2007 para participar en la Berlinale, pero los productores prefirieron esperar a la cita francesa para su exhibición.
Folman, el director de la película, fue soldado en las Fuerzas de Defensa de Israel cuando sucedió la invasión del país vecino, y la película es un intento por narrar sus experiencias y las de sus compañeros de aquel momento, a través de un formato animado.
No quiero que los espectadores salgan del cine y digan ‘sí, este es un buen film de animación’”, aseguró el director en declaraciones a la prensa. “Estas cosas pasaron, miles de personas fueron asesinadas, niños fueron muertos, mujeres, ancianos”.
Quizás lo más interesante de esta película es que se autodefine como un documental de animación, un término con el que se lleva especulando desde hace tiempo. Al tratarse de los recuerdos personales del autor y no haber imágenes documentales del mismo, el autor se decidió por el formato de animación para realizar la película. Solamente al final del largometraje vemos imágenes de archivo, fotogramas reales. El resto es animación. Cuando le preguntan al director el porqué de una película de animación, éste contesta: "Si pienso en los temas de la película, diría que trata sobre la memoria, sobre la memoria perdida, sobre la represión, sobre adónde van nuestros recuerdos cuando los reprimimos, ¿siguen viviendo con nosotros? Trata sobre los sueños, sobre las alucinaciones y lo subconsciente, sobre todas esas cosas que sólo podemos dibujarlas... Por eso para mí era como acercarse a un mundo de una completa libertad cinematográfica, y espero quedarme aquí"
"[Las técnicas y el aspecto visual de la película] La elección de estilo era la que era desde el principio. Estaba determinada principalmente por la naturaleza de la historia, el hecho de que la historia era real hacía que tratáramos de obtener un estilo que no fuese muy dominante, no demasiado estilizado. Por supuesto, cualquier dibujo es parcial, nada es objetivo, pero el sentimiento, la intenció era que la historia hablar por sí misma y el resultado fue una forma natural de dibujar para mí y para el resto del equipo de la película".
(Yoni Goodman, sobre el estilo de la película):"Creo que las técnicas determinan el aspecto visual de la historia, pero las ilustraciones también determinan a las técnicas. Debatimos mucho sobre cómo dibujarlo: si hacerlo muy estilizado, muy surreal o irnos a pie de tierra y ser realistas. Ari [el director] pidió que fuésemos realistas, no al cien por cien, pero lo más cercanios que pudiéramos para conseguir una interpretación de los personajes".
A pesar de lo que los autores afirman, está claro por las imágenes del tráiler de que se trata de una película altamente estilizada y que recuerda en cierta manera a las películas de animación de Richard Linklater ("Waking animation").

btemplates

3 opinan:

Cucaracha Sabiönda dijo...

Una lástima que esta película no fuera ganadora de los recientes Premios del Cine Europeo, se lo merecia por ser tan brutalmente sincera y revolucionaria. Sólo obtuvo el premio a su banda sonora (Max Richter)

mundocaco dijo...

Por lo que se ve, una película sincera y cruda, usa inteligentemente la animación, parece que siempre que se usa esta técnica es para evocar mundos irreales...casi como el nuestro.

Diego dijo...

Me encantó a parte de la animación el conocer cómo se siente un soldado israelí en medio de tanto horror y sin razón.